La Cocinera Políglota
Relatos y comentarios sobre lo que acontece en la vida de esta bitacorera.
Inicio > Historias > LOS PICORES DEL PINTOR

LOS PICORES DEL PINTOR

Algunos días suceden una serie de hechos algo extraños. Esta mañana, mientras preparaba una deliciosa taza de café, veo a través de la ventana un pintor, vestido con un escrupuloso mono de trabajo de color blanco, dispuesto a comenzar la faena que se rascaba encarecidamente con desesperación, ansia y empeño por la zona gluteal. Ignoro si se trataría de un problema de hemorroides, lombrices o simplemente de higiene, pero lo cierto es que le llevó un buen rato tal ocupación.
Ya en la calle, un anciano muy anciano conducía un deportivo descapotable por una avenida próxima a mi casa. Iba lanzado, a toda pastilla y con la melena canosa al viento.
Cuando subí a mi coche, después de cumplir alguna tarea cotidiana, observo al conductor que había aparcado justo detrás de mí, en rampa, bajarse a un kiosko cercano, supongo que para comprar el periódico, que intentaba sujetar su vehículo con ambas manos y una sonrisa mezcla de impotencia y de vergüenza, tras comprobar que no había puesto el freno de mano.
Cuando logró su objetivo, su vehículo se encontraba a escasos 2 centímetros del mío.
-¡Menos mal que me he dado cuenta!, exclamó aliviado.
-¡Sí, estás hecho un lumbreras!, pensé yo.
Hacia las diez de la mañana un transeúnte caminaba a paso ligero. Nada anormal si no fuese porque llevaba como único atuendo un bañador negro y deportivos. La temperatura en esos momentos era de 10 grados Centígrados.
Visité una prestigiosa confitería para comprar una hermosa bandeja de bollos de leche y croissants que llevaría a casa.
- ¿Qué desea?, me preguntó uno de los empleados.
-Voy a llevar bollería, respondí.
-¿Café con leche? me preguntó, pues al parecer es lo que había entendido aunque acústicamente suena bien diferente.
No sé cómo acabará el día, ya que durante la pasada madrugada un vecino intentó sin éxito (posiblemente como consecuencia de un exceso en la ingesta de alcohol), abrir la puerta de nuestro domicilio. Ni que decir tiene que el sobresalto fue mayúsculo…

11:41 | Toñi Flamil | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://tamesis.blogalia.com//trackbacks/29132

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.196.190.32 (a98d04a173)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?

		
 
<Noviembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             

MI LISTA DE HISTORIAS

Visitas desde el 4 Septiembre 2005:

Free Hit Counter
Web Counter


Blogalia

Blogalia

© 2002 Toñi Flamil