La Cocinera Políglota
Relatos y comentarios sobre lo que acontece en la vida de esta bitacorera.
Inicio > Historias > Gato por liebre

Gato por liebre

A José Ángel:
¡ojo con lo que comes este verano! :))


Verano, sol, vacaciones, playa, alegría, chiringuito, espetones, paella, pescaíto frito...

- Hoy almorzaremos en un buffet libre, propone el caballero.
- Has tenido una excelente idea, responde la complaciente damisela.

El enchaquetado maître les da la bienvenida. A pesar de su impecable aspecto y correcta actitud, su sonrisa denota algo que a ella no le inspira confianza.

Y ahí está la pletórica pareja, eligiendo entre la multitud de platos "sin identificación" que se ofertan en el costero local: entrantes, salmón en abundancia (¡ojo, la cola, nada de hermosas tajadas!) y sus deliciosas carnes. Todo ello a un precio asequible.

Él comenzó por las verduras y arroces. Ella, mientras intentaba hacer la elección perfecta, sin prisas (en estos casos uno mira la comida y según el aspecto que le ve se sirve o no; es como en las parejas cuando hay química), oyó repetidamente a una elegante comensal, que en realidad bien hubiera podido tratarse de una figurante, hablar de las excelencias del roast beef, la carne que estaba degustando en aquel momento.

Ella lo examinó: realmente presentaba un buen aspecto. Recordó con añoranza su estancia en Londres donde degustó en varias ocasiones dicha especialidad. Y decidió servirse una generosa ración, pues sabido es que la playa estimula el apetito.
¡Estaba francamente bueno!

Se lo recomendó a su amado, quien le hizo caso omiso y siguió a su aire.
Mientras tanto, continuaba oyéndose hablar por allí del consabido roast beef. La cándida comensal repitió y siguió elogiando tan exquisito manjar.

Por fin él, de mente lúcida y parco en palabras acercó su vista al plato y proclamó:
-¡ESTO NO ES ROAST BEEF, ES LENGUA!, se le ven claramente las papilas gustativas.
Y efectivamente se apreciaban, disimuladas por el fino corte de la carne.

En ese momento ella sintió náuseas, le sobrevino una inmensa arcada, creyó morir, pensó que echaría la pota. Su cara cambió de expresión, se contuvo en silencio, entre otras razones porque si abría la boca existían más posibilidades de que la comida recién ingerida fuese vomitada.

Compungida, cabizbaja, defraudada, sellados sus labios, se dirigieron al hotel donde se hospedaban. Varios días tardó en recuperarse de la indigestión.


¿Alguna vez os han dado gato por liebre?

00:17 | Toñi Flamil | 5 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://tamesis.blogalia.com//trackbacks/41274

Comentarios

1
De: flexarorion Fecha: 2006-07-01 07:31

Me ncanta la lengua... y no entiendo por qué se "echa la pota" por la lengua y no por la pierna...



2
De: José Ántgel Fecha: 2006-07-01 12:14

Pues sí, más de una vez me han dado gato por liebre y se queda uno así, entre enfadado, asqueado. Muy buena historia y bien coantado. eso sí, creo en mi opinión que ni siquiera el roast beef lo hacen bien los ingleses, claro que eso es una de mis maldades.



3
De: La cocinera Fecha: 2006-07-01 12:26

> flexarorion, los gustos y las reacciones de cada uno es algo muy personal :-)


> José Ángel, en cuanto al roast beef de los ingleses... dentro de lo malo, ¡lo mejor!



4
De: Tancredo Fecha: 2006-07-02 23:25

Aquí en Cádiz se dice que hay que tener ojo con los pescados, pues los hay que intentan dar una cosa en lugar de otra en ciertos restaurantes. Supongo que hay que estar siempre atento, porque de pícaros está el mundo lleno. :)



5
De: Anónimo Fecha: 2006-07-12 19:03

Continuamente nos están dando gato por liebre y en cosas más graves ...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.115.140 (42c1610b65)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		
 
<Abril 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

MI LISTA DE HISTORIAS

Visitas desde el 4 Septiembre 2005:

Free Hit Counter
Web Counter


Blogalia

Blogalia

© 2002 Toñi Flamil