La Cocinera Políglota
Relatos y comentarios sobre lo que acontece en la vida de esta bitacorera.
Inicio > Historias > AQUEL VERANO

AQUEL VERANO



Aquel verano permanecerá grabado en mi recuerdo. Al llegar al centro, junto a la bella iglesia legendaria, protagonista en nuestra ciudad cada ocho de Septiembre, el olor a madera recién serrada nos recibía. Una vez acomodados en la amplia y luminosa aula, y mientras trabajábamos durante las tempranas horas de nuestra larga jornada matutina, se oía de fondo el canto de los pajarillos a través de la puerta entreabierta y también, esporádicamente, un apagado pregón : ¡Butaanooo!
Todo ello, en un barrio desconocido para mí, donde transitarlo sin perderme significó tanto como para la NASA llevar a cabo una exitosa misión espacial.

Y allí estaba Moisés, dos metros de nobleza y transparencia, cinéfilo él, con su extenso vocabulario inglés. Mª Ángeles, torbellino implacable, a quien desearía encontrarme un día paseando feliz por algún lejano lugar ¡Y que encuentre a "su inglés"! La sonriente Mercedes, con sus frases célebres, quien nos hablaba de sus hijos. Rafa Salado, el poeta, mi alma gemela, sensible, quien un día impostó la voz y nos sorprendió con sus dotes escénicas. Mi tocaya Antonia, siempre la primera en pedir el café, quien me recordaba a la teniente O´Neill, madre de una preciosa niña. Héctor, trabajador incansable, venido allende nuestras fronteras, de quien tuvimos la oportunidad de aprender y deleitarnos con su ejemplar educación y la musicalidad de su entonación. La voluntariosa Mª Dolores, todo tesón y constancia. Fran, el carpintero, el más joven, con su invencible sueño, afónico por un día, que al recuperar la voz se asemejaba a don Corleone en "El Padrino", y con quien compartimos la alegría al obtener el carnet de conducir. Ángel, sus "angeladas" y risotadas, sus momentos de seriedad, con su extensa mundología y viajes al extranjero, tan sólo comparable al mismísimo Willy Fox. Mª Carmen, nuestra competente "profe" de grandes ojos emprendedores y curiosos, generosa, cuya peculiar risa descubrí un día con sorpresa entre los cables de los ordenadores y las columnas de la clase. Rafa Aguilar, cuyo buen sentido del humor adornaba su categoría innata, a quien dejamos de ver por razones laborales, al igual que a la exuberante Deborah y otros, como mi querida Rafi.

Los interminables glosarios, las consultas al diccionario, las frecuentes anécdotas y percances, las regañinas... y nuevamente las risas. Los exquisitos bocatas de lomo a la hora del desayuno. El termómetro que superaba algunos días los cuarenta grados. Las innumerables fruterías y panaderías adyacentes. Los nidos de cigüeñas en los campanarios cercanos...

Cada uno de vosotros tenéis vuestra propia historia y circunstancias. Toñi, la que suscribe, la de los "blue eyes" y el Cola-Cao a media mañana os echará de menos.

16:43 | Toñi Flamil | 0 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://tamesis.blogalia.com//trackbacks/53719

Comentarios

Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.221.75.115 (d016a1f85d)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?

		
 
<Noviembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
      1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30    
             

MI LISTA DE HISTORIAS

Visitas desde el 4 Septiembre 2005:

Free Hit Counter
Web Counter


Blogalia

Blogalia

© 2002 Toñi Flamil