La Cocinera Políglota
Relatos y comentarios sobre lo que acontece en la vida de esta bitacorera.
Inicio > Historias > PAZ Y LUZ

PAZ Y LUZ

A continuación les narro una anécdota acaecida años atrás en un tranquilo pueblo andaluz, donde las puertas de las viviendas permanecían abiertas durante todo el día.

Llegó un empleado de la compañía de electricidad a una casa, como era costumbre periódicamente, para realizar la lectura del consumo de energía, es decir, "a ver el contador de la luz". Aunque se encontraba entreabierta, llamó a la puerta dando varios golpes: ¡Toc, toc, toc!

Vecina primera - ¿Quién es? - preguntó la dueña desde el patio de la amplia casa.

Empleado - ¡Paz!- contestó cortésmente, que como sabemos es la forma breve de la expresión en desuso "gente de paz".

Vecina primera - ¡En la casa de arriba!- gritó para que la oyera, mientras continuaba con sus quehaceres y sin saber de quién se trataba.

El buen hombre pensó que había llegado en mal momento, no quiso ser inoportuno, y sin insistir más, se marchó a la siguiente casa para continuar con su trabajo. Llamó a la puerta, como de costumbre: ¡Toc, toc, toc!

Vecina segunda - ¿Quién...?

Empleado - ¡La luz!- contestó en esta ocasión, informando así de la intención de su cometido.

Vecina segunda – ¡En la casa de abajo!

En esos momentos, el ejemplar empleado perdió la calma, se le inflaron las narices o qué sé yo y estalló diciendo:

Empleado – Pero bueno, ¿es que me estáis tomando el pelo o qué?

La explicación para tal embrollo es bien simple: la propietaria de la primera casa se llamaba Luz, mientras que la de la segunda vivienda que visitó se llamaba Paz. Ante la notoria irritación mostrada por el trabajador, salieron ambas mujeres, y no pudieron más que aclarar el tema, disculparse y reír.


¡Así se lían las cosas! : ))

Categorías: Anécdotas reales antiguas.


12:24 | Toñi Flamil | 2 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://tamesis.blogalia.com//trackbacks/56388

Comentarios

1
De: Teresa Fecha: 2008-03-22 15:31

Muy simpática, la anécdota.
Otra que también es real pertenece a la casa de mi abuela, quien siempre tuvo un loro hasta su muerte. Un día llegó el chiquillo de la tienda y tocó la puerta sin que hubiera nadie, y el loro le contestó con la voz de mi abuela: "pase" y el chiquillo le contestaba "está serrao" y tocaba de nuevo, y el loro idéntico a mi abuela otra vez: "pase" y el niño desesperado "¡¡que está serrao!!". En ese diálogo los encontró mi prima, con el niño casi llorando.



2
De: Manolo Barco Fecha: 2008-03-25 13:46

Toñi, por estos lares hay, todavía, puertas abiertas como en esta historia.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.82.29.141 (b08191389d)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		
 
<Enero 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31        

MI LISTA DE HISTORIAS

Visitas desde el 4 Septiembre 2005:

Free Hit Counter
Web Counter


Blogalia

Blogalia

© 2002 Toñi Flamil