La Cocinera Políglota
Relatos y comentarios sobre lo que acontece en la vida de esta bitacorera.
Inicio > Historias > UN SUSTO MORTAL

UN SUSTO MORTAL

Dos historias reales. La primera de ellas tragicómica. La segunda, escatológica y campestre. Ambas tienen en común una exclamación breve y contundente: ¡Ehhh!, que viene a significar algo así como “¡quieto!, ¿qué haces?”.

¡Ehhh!, gritó vigorosamente el supuesto finado cuando se disponían a trasladarlo al tanatorio. En una casa, de madrugada, falleció una señora anciana que se encontraba gravemente enferma. Sus hijos avisaron a la funeraria, como es habitual en estos casos. Poco después, se personó en el domicilio un empleado de la misma. Se trataba de un hombre correcto, vestido con traje negro, como corresponde a la ocasión. Llevaba una carpeta con la documentación necesaria para cumplimentar los trámites de la defunción.

Entró al dormitorio que le indicaron, donde había dos camas. Allí todo era silencio y quietud. El empleado se acercó a quien pensaba que era el cadáver, y en ese preciso momento, el señor que descansaba allí, viudo desde hacía un rato, volteó airosamente la manta roja que lo cubría, a la vez que se incorporaba exclamando: ¡Ehhh!

Atónito y sin mediar palabra, el enlutado empleado salió huyendo despavorido. Un familiar corrió tras él para aclarar la situación, y pudo alcanzarlo en una plaza a trescientos metros de distancia. Lo convenció para que regresara de nuevo al domicilio. Cuando se encontraba rellenando la documentación correspondiente, y según cuentan testigos presenciales, aún continuaba temblando. No sabemos si a partir de vivir tan traumática experiencia, cambió de profesión.  

 

APRETÓN EN RUTA

Un hombre iba conduciendo cuando sintió un terrible apretón intestinal que le obligó a detenerse en ruta y aparcar el coche. Se adentró en el campo, bien camuflado entre la maleza, como un experto cazador.  Mientras defecaba y sentía un gran alivio, se llevó la desagradable sorpresa de ver que otro conductor con prisas (esta vez se trataba de necesidades menores), comenzaba a orinar justo encima de él. ¡Ehhh!, gritó el que se encontraba en cuclillas.

Con lo amplio que es el campo, y tuvieron que coincidir en el mismo punto para que ninguno de los dos pudiera desahogarse tranquilo.    

¿Alguna vez habéis vivido una experiencia parecida a éstas?  

16:09 | Toñi Flamil | 7 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://tamesis.blogalia.com//trackbacks/68334

Comentarios

1
De: Talbanés Fecha: 2010-12-01 19:22

jejejejeje... que historias más singulares y sorprendentes, sobre todo la primera, el supuesto muerto dijo EEEEHHHH ¿¿¿pero que dijo el de la funeraria???... imagino que diría: AAAYYYYYYYYY!!! mientras corría a galope tendío huyendo del lugar con la cara más blanca que la leche, jejeje.



2
De: binube Fecha: 2010-12-02 11:27

Gracias cocinera por contar estas historias, han logrado sacarme una sonrisa.



3
De: la cocinera Fecha: 2010-12-02 12:02

Gracias a ti binube, por visitarme y comentar. Hay que sonreír y que reír, a pesar de todo :)

A ti Talbanés, ¡ehhh, ay! Jejeje.



4
De: Gladius Fecha: 2010-12-02 21:02

jajaja genial, sobre todo la primera historia. Jose Mota podría hacer un sketch de ella para el nuevo especial de navidad XD.



5
De: la cocinera Fecha: 2010-12-02 23:08

Es una buena idea, Gladius ;-)

Me consta que los hijos, a pesar de lo doloroso de la situación, no pudieron evitar echarse a reír al ver que el de la funeraria se había equivocado de cama.



6
De: Corremozas Fecha: 2011-02-21 10:54

Estimada Cocinera, me he permitido entrar en tu blog para felicitarte, porque la verdad, me he hartado de reir pensando en el tremendo susto que se llevaría el de la funeraria. Si es verdad que reir es bueno para la salud,chistes como ese lo pueden curar todo.Te ruego que disculpes mi intromisión en este espacio tuyo y decirte que soy lector de Talbanés y desde su blog me he metido en este.
Saludos



7
De: la cocinera Fecha: 2011-02-21 13:59

Estimado Corremozas, gracias por la visita y por tu comentario. Bienvenido a este blog.
Efectivamente, reír es saludable, y pienso que se puede encontrar un toque humorístico de cualquier situación.Ésta en concreto es verídica, no se trata de un chiste. Por eso la considero tragicómica.

¡Ah! La he publicado con el permiso de los familiares del protagonista.

Saludos.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.161.100.24 (46ad9356bf)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?

		
 
<Octubre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
28 29 30 31      

MI LISTA DE HISTORIAS

Visitas desde el 4 Septiembre 2005:

Free Hit Counter
Web Counter


Blogalia

Blogalia

© 2002 Toñi Flamil