La Cocinera Políglota
Relatos y comentarios sobre lo que acontece en la vida de esta bitacorera.
Inicio > Historias > LUCIÉRNAGA HUMANA

LUCIÉRNAGA HUMANA

El caso del hombre que brillaba en la oscuridad.

Hace varias noches estuve en el cine con mi familia. La película que vimos me pareció magnífica: El origen del planeta de los simios. Comenzó a media noche, la hora en que Cenicienta estaba obligada a volver a casa con su malvada madrastra. Previamente habíamos cenado, y estuvimos sentados en la terraza de una heladería cercana al multicines, tomando helados o café granizado (en mi caso). Ese es uno de los privilegios de estar de vacaciones, que se puede  trasnochar sin ningún problema.

Al terminar la película, mientras caminábamos de regreso a casa, vimos algo que nos llamó la atención a todos. En un descampado cercano y oscuro, había un hombre con la cara muy blanca. “¿Qué es eso?”, nos preguntamos sin perder el paso. Yo me compadecí de él, pues en principio pensé que llevaba puesta una mascarilla blanca, debido a algún problema de salud. Pero a medida que nos íbamos aproximando, salí del error.

El joven solitario en cuestión, delgado y vestido con camiseta y pantalón corto de color amarillo reflectante (similar al de los chalecos que llevamos en los vehículos), no llevaba puesta mascarilla alguna, sino que estaba viendo algo en la pantalla de su teléfono móvil, que al tenerlo muy cerca de la cara, se la iluminaba, de igual forma que la Luna es iluminada por la luz del Sol. Parecía  una luciérnaga humana, brillando en la oscuridad. La otra mano se agitaba vigorosamente por debajo del pantalón, a la altura de la entrepierna. Ya no sentí pena por él, sino que me dio mucha risa presenciar tan inesperada escena. Y ahí no queda la cosa.

Continuamos nuestro camino, comentando la película, y cuando estábamos parados en un semáforo para poder cruzar, oigo a alguien a mi lado, que me dice con un gangoseo pausado: “bu-e-nas- no-ches”. ¡Era la luciérnaga humana, que al parecer había terminado su tarea! Yo, que suelo ser educada, en esta ocasión no correspondí al saludo, ante el temor de que, además, quisiera estrecharme la mano. Tan solo me limité a cruzar deprisa la avenida con mi familia, en cuanto cambió el semáforo a verde.

 

PD. ¿Os parece normal el comportamiento de este iluminado?

21:15 | Toñi Flamil | 4 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://tamesis.blogalia.com//trackbacks/70326

Comentarios

1
De: Talbanés Fecha: 2011-09-02 08:27

vaya vaya..., ¿así que aún quedan en nuestros contornos ejemplares de "luciérnaga pajillera"? y yo sin saberlo!! jajajaja. Que bueno Toñi, lo gracioso es la ropa tan llamativa que llevaba el sujeto para hacer sus "guarreridas españolas", podría haber sido un poco más discreto la criaturia. Besos Flamil.

PD: ¿qué tal la peli?, ¿me la recomiendas?.



2
De: la cocinera Fecha: 2011-09-02 13:42

Sí, Talbanés, te recomiendo la peli. Me gustó más de lo que esperaba.

Si vas a verla, esperemos que no coincidas en los alrededores con el "bichito de luz" que he descrito :))



3
De: Drea Fecha: 2011-09-02 16:05

Juas, qué asquito. Por lo que interpreto, veía porno en su móvil mientras se la cascaba, en la noche. Será que no tenía casa el individuo.



4
De: la cocinera Fecha: 2011-09-03 11:19

Drea, lo peor fue cuando lo vi a mi lado...



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.80.115.140 (42c1610b65)
Comentario
¿Cuánto es: mil + uno?

		
 
<Abril 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30            

MI LISTA DE HISTORIAS

Visitas desde el 4 Septiembre 2005:

Free Hit Counter
Web Counter


Blogalia

Blogalia

© 2002 Toñi Flamil