La Cocinera Políglota
Relatos y comentarios sobre lo que acontece en la vida de esta bitacorera.
Inicio > Historias > EL PELIGRO DE LLAMARSE JONÁS

EL PELIGRO DE LLAMARSE JONÁS

¡Cuidado Jonás, cuando vayas a la mar!

Sucedió ayer, junto a la pescadería de un hipermercado.

¡Jonás!, vociferó con muchas ganas una mujer joven, a su hijo. Era la primera vez que oía, en vivo y en directo, y además muy cerca de mí, ese nombre tan contundente. Vamos, en ese momento me sonó realmente como un exabrupto.

Aunque llevaba la mente bien ocupada, estas dos sílabas a modo de nombre propio me “despertaron”, y sin poderlo evitar recordé la historia bíblica que dormía semi olvidada en mi subconsciente. La misma que el gran Miguel Ángel representara en la capilla Sixtina: Jonás, engullido por una ballena, de cuyo estómago saldría vomitado tres días después sano y salvo.

No voy a profundizar en la susodicha historia. En que Jonás desobedeció el mandato divino; que al todopoderoso se le cruzaron los cables y provocó una gran tempestad en el mar que desembocó de la manera en que acabo de narrar. Que cuando este buen hombre se vio libre, en el exterior de este inmenso mamífero marino, se fue derechito a Nínive para predicar contra el mal que se había adueñado de la ciudad (¡como para desobedecer otra vez, estaba la cosa!)

Lo que deseo comentar, sobre todo, es la desacertada elección de este inusual nombre por parte de esa madre, que podría conllevar un riesgo latente, una especie de espada de Damocles para ese niño. Pienso que lo podría haber llamado Blas, Federico, Antonio, Carlos, Aurelio, Javier, Lorenzo, Iker, Plácido, etcétera. O si me apuran mucho, incluso Mariano. Porque allí donde nos encontrábamos, en la pescadería, el niño a quien su madre al nacer llamó Jonás, se encontraba a salvo, puesto que los pescados no se movían por sí solos. Pero…  cuando esta persona vaya al mar o al océano en un crucero, por ejemplo, ¿podrá sentirse igualmente seguro, o le rondará siempre la incertidumbre de acabar siendo comido “in situ”?

De ahí mi recomendación: ¡Cuidado Jonás, cuando vayas a la mar!  

13:31 | Toñi Flamil | 2 Comentarios | #

Referencias (TrackBacks)

URL de trackback de esta historia http://tamesis.blogalia.com//trackbacks/72146

Comentarios

1
De: Talbanés Fecha: 2012-07-25 09:46

Vaya, yo no he conocido aún a nadie con ese nombre. Muy curiosa la historia de aquel Jonás del Antiguo Testamento. Por cierto el nombre JONÁS significa "paloma de la paz", visto de esa forma ya suena un poco mejor ¿no?, jeje, Besos Flamil.



2
De: la cocinera Fecha: 2012-07-25 13:15

Efectivamente, Talbanés, el nombre Jonás significa paloma de la paz. Lo cual no fue óbice para que, al que mencionas, se lo zampara la ballena :))

Saludos, y gracias por estar siempre ahí.



Nombre
Correo-e
URL
Dirección IP: 54.156.51.193 (d1c7497136)
Comentario
¿Cuánto es: diez mil + uno?

		
 
<Septiembre 2018
Lu Ma Mi Ju Vi Sa Do
          1 2
3 4 5 6 7 8 9
10 11 12 13 14 15 16
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29 30
             

MI LISTA DE HISTORIAS

Visitas desde el 4 Septiembre 2005:

Free Hit Counter
Web Counter


Blogalia

Blogalia

© 2002 Toñi Flamil